Cookies: qué son, para qué sirven y cómo borrarlas

Total
20
Shares

Las cookies son archivos creados por los sitios webs que visitamos, los cuales contienen datos que se envían entre un emisor (el servidor donde está alojada la página web) y un receptor (el navegador que usamos para visitar la página web en cuestión). No son programas espía, spam (correo basura, por ejemplo, con contenido publicitario), gusanos informáticos, ni ningún otro tipo de virus extraño.

Lo que se hace con esta información es identificar a los usuarios almacenando el historial de actividades que realizamos en un sitio web específico, aparentemente con el objetivo de ofrecernos un contenido apropiado a nuestros hábitos, y para personalizar el servicio ofrecido por la web en función del navegador que usamos.

¿Cuáles son los tipos de cookies?

Las cookies pueden ser propias, de terceros o temporales. Las propias se generan en la web en la que nos encontramos; las de terceros pertenecen a una página externa, normalmente de los anunciantes; las temporales, como su nombre indica, desaparecen transcurrido cierto tiempo.

Cabe señalar que una sola cookie puede tener varias finalidades. De manera general, contamos con los siguientes tipos de cookies:

  • Session cookies (cookies de sesión): son las más comunes y se borran cuando cerramos el navegador.
  • Persistent cookies (cookies persistentes): nos rastrean y guardan información sobre nuestro comportamiento en el sitio web visitado durante un período de tiempo determinado. Se pueden borrar limpiando los datos del navegador, aunque algunas cuentan con una fecha de expiración.
  • Secure cookies (cookies seguras): almacenan información cifrada para evitar que los datos que almacenan sea vean afectados por ataques maliciosos. Se usan sólo en conexiones HTTPS (si nos fijamos en la barra de búsqueda de nuestro navegador, al principio de la dirección web que introducimos aparecerá “http” o “https”; explicado de manera simple, las direcciones web con “https” al principio son más seguras que las “http”).
  • Zombie cookies (cookies zombis): se recrean a sí mismas después de borrarlas, lo cual quiere decir que no tenemos poder sobre ellas porque continúan regenerándose. Se guardan en el dispositivo y no en el navegador, lo que las convierte en una amenaza para la privacidad y seguridad del usuario.

De manera específica, podemos distinguir:

  • Cookies técnicas: controla el tráfico, identifican sesiones, almacenan contenidos…
  • Cookies de personalización: están relacionadas con el idioma en el que se muestra la página web, el tipo de navegador, la configuración regional…
  • Cookies publicitarias: son cookies que permiten la gestión de espacios publicitarios incluidos en la web.
  • Cookies de publicidad comportamental: crean un perfil concreto del usuario.

¿Qué información recogen las cookies?

La información recabada por las cookies es variada. Pueden guardar direcciones y contraseñas del correo electrónico, nuestro número de teléfono y dirección, nuestra dirección IP, el sistema operativo de nuestro ordenador, el navegador que utilizamos y las páginas que hemos visitado anteriormente.

Ventajas y desventajas

Las cookies pueden mejorar nuestra experiencia en Internet; se encargan, por ejemplo, de autocompletar los formularios en ciertas páginas web, contraseñas, hojas de contacto, etc.

El problema viene cuando las cookies se vuelven intrusivas y obtienen nuestros datos personales; esto es particularmente preocupante cuando lo hacen sin nuestro consentimiento.

Borrar cookies en Google Chrome, Firefox y nuestro teléfono móvil

  • Firefox: nos dirigimos al menú principal, situado en la esquina superior derecha del navegador. Dentro de ese menú, seleccionamos “Opciones”. Una vez ahí, en la parte superior de la pantalla aparecerá un recuadro blanco que dice “Encontrar en Opciones”; introducimos la palabra “cookies”. Nos mostrará entonces los resultados, y bajamos por la página hasta encontrar “Cookies y datos del sitio”. Ahí tenemos la opción de limpiar todos los datos sin excepción; administrar datos para seleccionar qué cookies borramos y cuáles no; y un apartado para añadir excepciones. Si nos fijamos, justo debajo aparece la opción “Mantener hasta que: caduquen/cierre Firefox”, pudiendo seleccionar cualquiera de las dos.
  • Google Chrome: de nuevo en la esquina superior derecha encontramos el menú del navegador. Clicamos y buscamos la opción “Más herramientas”, donde seleccionaremos “Borrar datos de navegación”. Si queremos optar por una configuración más avanzada, dentro del menú principal (el de la esquina superior derecha), seleccionamos “Configuración” y en la barra de búsqueda que nos aparece introducimos la palabra “cookies”. A continuación, navegamos hasta el final de la página y vemos que aparece nuevamente la opción “Borrar datos de navegación”, pero también “Configuración de contenido”, siendo la primera opción más general, y mostrando la segunda opciones específicas.
  • Teléfono móvil: nos vamos al apartado de configuración y buscamos la sección “Privacidad”, donde haremos clic en borrar cookies. Esta es la forma general de hacerlo; puede que varíe ligeramente dependiendo del modelo de teléfono

 

Bibliografía:

8 comentarios
    1. Pues no había visto nada sobre el tema de las extensiones pero al leer tu comentario he investigado un poco muy rápidamente y sí, hay extensiones como Forget Me Not (para Firefox) Forget Me (para Chrome), y Consent Manager (para Chrome y Firefox) que ayudan a eliminarlas bien manualmente o de manera automática. Ya no sé hasta qué punto sea más dañino que beneficioso tener una extensión más en el navegador, pues como todo, hay veces que los contras acaba pesando más que los pros, pero haber las hay. 🙂

    2. Existen varias. Lo que sí antes de instalar alguna de ellas habría que comprobar las referencias y las opiniones que la gente pueda tener sobre ellas. Ocurre algo parecido con las aplicaciones de los móviles. ¿A qué le estamos dando acceso?

      Dependiendo de qué extensiones pueden llegar o no a ralentizar la navegación e inicio del navegador, o todo lo contrario acelerandola, por eso es importante saber lo que se está instalando.

      Existen otras alternativas para los que no les gusten las extensiones, entre las que se encuentran:

      El modo incógnito que poseen los navegadores evitan el almacenamiento de las cookies más usuales, aunque no te pueden proteger de las cookies más avanzadas tipo rastreadoras de ip.

      Limpiadores como CCleaner que incorporen limpieza de cookies, entre otras cosas.

  1. Si no me equivoco las cookies se crearon los 90 porque cada vez que el usuario entraba en una tienda online y hacía una compra , al pasar de una pagina web a otra , como puede ser la pagina del articulo seleccionado a la pagina de pago , se borrar el producto de la lista de la compra , por ese motivo se idearon , para que el sitio web recordará la información del usuario mientra navega en el mismo sitio web incluso una vez abandone el lugar.
    Pero hubo mucho problemas legales que incluso se llevo a votación en el parlamento americano allá por el 96 porque se le acusaba de recolectar información de los usuarios y almacenarlos para su explotación.
    Al final votaron que era legal esta practica.

    1. ¡Hola Raúl!

      Sí, lo que dices es cierto. De acuerdo con una de las webs que he usado como referencia (Blog Thinking), vemos lo siguiente:

      “La primera cookie se creó en 1994 cuando un empleado de Netscape Communications decidió crear una aplicación de e-commerce con un carrito de compras que se mantuviese siempre lleno con los artículos del usuario sin requerir muchos recursos del servidor. El desarrollador decidió que la mejor opción era usar un archivo que se guardara en el equipo del receptor, en lugar de usar el servidor del sitio web.

      Las cookies ya existían desde hace algún tiempo, solo que nunca se habían usado en los navegadores. Luego de la creación de esta aplicación comenzaron a aparecer navegadores que soportaban la utilización de cookies, Internet Explorer 2 y Netscape fueron los primeros.”

      De hecho, sobre lo que comentas de que hubo problemas legales, todavía hay cierta reticencia al tema de las cookies por parte de organismos como la Unión Europea por la invasión a la privacidad del usuario que suponen.

      1. Saludos.
        Hace años estuve leyendo sobre el tema por aumentar mi cultura digital , el mayor problema que existe con las cookies es que los ciberdelicuentes o cracker te la pueden robar y con ello tener acceso a tus sitios webs suplantando tu identidad , pero bueno , esa practica ya es muy poco usada y casi todos los sitios webs estan protegidos para eso , lo que si es cierto es que es un perfecto recolector de datos sobre el usuario que malintencionadamente las grandes corporaciones puedes usarlas para su beneficios como por ejemplo ver que habitos de compra tienes o de navegación.

Deja un comentario
También puede interesarte