Crowfound como alternativa al modelo de publicación tradicional

Total
0
Shares

Internet ha supuesto una auténtica revolución en muchos campos. Y uno de ellos ha sido en la financiación de nuevos proyectos, que en muchos casos puede hacerse sin la necesidad de arriesgar un gran capital y con una base de consumidores asegurada.

Para quien no lo conozca el crowfounding consiste en lanzar a través de cualquiera de las plataformas existentes (indiegogo, verkami, kickstarter y varias mas) un determinado proyecto. En este se especifican:

  • Resultado del proyecto (un libro, un dispositivo, una película, etc…).
  • Descripción del proyecto.
  • Financiación mínima necesaria para que el proyecto se haga realidad.
  • Plazo para conseguir dicha financiación.
  • Cantidad a aportar en función de la “recompensa” deseada como “mecenas”. Existen varios niveles (a mayor nivel mas aportación).

Si el proyecto fuera por ejemplo un libro en papel la recompensa básica sería un ejemplar de dicho libro. Una intermedia podría ser el ejemplar y una invitación a la presentación del libro. Y la avanzada figurar como editor y una mención especial en determinado capítulo.

Los “mecenas” o patrocinadores se comprometen a aportar dicho dinero si el proyecto sale adelante (normalmente dando los datos de la tarjeta de crédito o cuenta de PayPal donde se cargará el importe).

Si llegado el plazo se ha conseguido la financiación mínima, se realizan los cargos a los “mecenas” y se comienza el proyecto. Si no es así, se cancela y no se realiza ningún cargo.

Lógicamente esta forma de trabajar tiene varias ventajas:

  • El “emprendedor” (quien crea, gestiona y lanza el crowfounding) no necesita un respaldo financiero ni un mercado previo con expectativas de éxito. Si tiene éxito el modelo le asegura la cantidad de “consumidores” y el importe necesario.
  • El proyecto puede abarcar infinidad de áreas, niveles y temáticas. Puede ser desde un proyecto gigantesco, con millones de unidades producidas (como el famoso reloj Pebble, con varios y sucesivos modelos de éxitos, todos vendidos a través del crowfounding), hasta un pequeño proyecto de una editorial que lo emplea para una línea de productos de difícil difusión en el mercado (como Carmona en viñetas).
  • Además en función de la financiación recibida y si esta supera el mínimo, se pueden establecer determinados logros en función del importe que desbloquean ciertas mejoras (por ejemplo para un juego de mesa en caso de doblar el importe mínimo una encuadernación mas figuras, mas suplementos o nuevos personajes).

Lógicamente también tiene algunos inconvenientes y no pequeños:

  • El “mecenas” no tiene asegurado que vaya a recibir el producto. Ha habido casos sonados (como el Heroquest 25 aniversario) donde el mecenas ni ha recibido ni parece vaya a recibir el producto.
  • Tampoco tiene asegurarlo recibirlo en determinado plazo. Si durante la materialización del proyecto hay problemas, retrasos, falta de experiencia o dificultades no prevista, este puede alargarse meses o incluso años.

De todos modos, como digo, una alternativa al modelo tradicional de financiación, posible solo gracias a nuevas plataformas surgidas en Internet y que han posibilitado miles de proyectos (la mayoría con éxito) que de otro modos hubieran dormido indefinidamente en los cajones y armarios de editoriales a la espera de una oportunidad.

8 comentarios
  1. Es una buena opción para poder financiar proyectos. Yo he estado en los dos lados, y cuando eres Mecenas es imposible dimensionar la carga de trabajo real que hay detrás de la preparación de la campaña, recompensas y envíos.
    También en cuánto a temas fiscales, la cosa ha cambiado, las plataformas se llevan una comisión por el servicio (algunas más, algunas menos), y luego están las comisiones por cada pago tanto de Banco como por Paypal. Es importante tener muy claro los movimientos de dinero para no llevarse sorpresas.

Deja un comentario
También puede interesarte