Detectores anti-plagio. ¿Son realmente útiles?

Total
0
Shares

No todo lo que reluce es oro; tampoco, todo lo que parece incierto lo es, pero definitivamente, se necesitan herramientas para analizar el riesgo, estamos hablando de herramientas anti-plagio.

Ya sea en estudios universitarios o en procesos de selección, nuestros documentos suelen pasar un control inicial con ayuda de un software físico u on-line que ayuda al evaluador a conocer la autenticidad de la información, pero ¿De verdad estos métodos son infalibles?

A favor de los programas anti-plagio

Pongamos un caso práctico, somos profesores Catedráticos en la Universidad A, y, ateniéndose al plan Bolonia, queremos evaluar a nuestros alumnos por competencias distintas a las académicas (Habilidad de redacción, palabra, etc.), por ello, encargamos al alumnado un somero informe acerca de una temática relacionada con la asignatura y le instruimos a realizarlo en grupos.

  • El profesor no puede dedicar su tiempo a discernir entre todo el “raw-data” que obtiene de cada informe, y hace uso del software que le aporta la Universidad A, lo que le ahorra tiempo
  • El profesor no quiere tener riesgo de que su trabajo corrector sea desprestigiado, ya que una mala corrección puede causar numerosos cuchicheos al respecto
  • El profesor desea introducir una componente de presión, para que sus alumnos se esmeren en el trabajo

Hasta aquí, los sistemas anti-plagio parecen todopoderosos o excelente, pero, ¿Quién dijo que los sistemas anti-plagio dan resultados definitivos acerca del plagio?

En contra de los programas anti-plagio

Siguiendo el caso práctico anterior, como profesores, no tenemos tiempo de interpretar los datos que nos aporta el software anti-plagio, lo que induce a claros errores

  • El programa nos indica un porcentaje de plagio y las páginas de donde ha podido provenir este, pero el profesor no tiene tiempo ni formación en cuanto al software, por lo que su nota estará de acorde con únicamente el porcentaje de plagio que figura en el informe
  • El profesor conoce las fuentes a las que un alumno puede acudir (Biografía, filmografía, webgrafía…) En cambio, no las incluye en la lista de excepciones del software
  • El profesor es imparcial ante las cifras oficiales, si el alumno debe figurar en su trabajo cifras contrastadas, mejor que las altere en cierto porcentaje, ya que, el programa las marcará como plagio
  • La calidad del trabajo es mediocre, pero sin plagio alguno; el factor “miedo” ante este análisis del trabajo del alumno, le hace preferir herrar en datos antes que mejorar el estilo

Probablemente todos os hayáis encontrado en una situación en la que sabéis de la originalidad de vuestros trabajos, pero esta no se ve materializada en la toma en serio de vuestros documentos, hoy en día la escasa formación de los evaluadores condiciona la efectividad de ciertos programas, y es por ello que se hace muy necesaria formarse para interpretar los datos que arroja cada programa y que difieren en gran medida uno con otro.

Ahora que sabes los puntos fuertes y débiles, puedes escoger

Existen numerosos softwares anti-plagio en todo el planeta, cada uno especializado para cada área de aplicación, aquí te dejo algunos de ellos

  • UNICHECK: Detector de plagio por antonomasia, al ser tan extendido, sus resultados se dan en forma de extensos informes y quizás solo son adecuados para profesionales. El sistema da la opción de una prueba gratis, que te recomiendo si eres una empresa y vas a necesitar de este tipo de servicios
  • Plagiarisma: Es la opción “freemium” pero mucho menos profesional y bastante más escueta, solo ofrece extractos de donde la información puede proceder, con lo que resulta bastante pobre. Recomiendo esta plataforma para personas que deseen evitarse problemas sabiendo que le van a realizar un control de plagio a su documento
  • Viper: Es otra opción entre Plagiarisma y UNICHECK, posee cuotas más económicas y resulta hacer un trabajo parecido a UNICHECK pero con algo menos de precisión (A veces innecesaria). Sigue una filosofía de partes gratuitas y partes de pago, con lo que también puedes utilizarla para probar tus documentos.

Espero haberos ayudado un poco a entender como funcionan los detectores anti-plagio y a escoger el correcto para vuestras necesidades (y bolsillos). ¡Hasta la próxima!

7 comentarios
Deja un comentario
También puede interesarte