El mejor embajador de tu Marca Personal eres tú

Total
0
Shares

¿Alguna vez has pensado en tu marca personal? ¿Te has planteado qué te hace diferente a los demás? ¿Sabes lo que los demás opinan de ti?

En realidad, yo soy una marca, tú eres una marca, y tú, y tú…pero no todos la explotamos de manera estratégica.

¿Sabéis de dónde procede el término ‘Marca’?

En inglés la palabra ‘marca’ se traduce por Brand. En su origen, hacer branding consistía en “marcar con fuego las reses más valiosas de los rebaños para facilitar la labor de identificación de los posibles compradores”.

¿Qué elementos conforman tu Marca Personal?

  • Carácter: Se crea cuando naces. Está conformado por todos aquellos valores y principios inculcados desde pequeño en el seno familiar. Es el verdadero núcleo de tu personalidad.
  • Competencias: Comienzas a crecer y a aprender y construyes experiencias que te hacen único. Adquieres nuevas destrezas, nuevos conocimientos y desarrollas nuevos talentos. Tu visión del mundo va a depender, en gran parte, por todas las experiencias personales que has vivido y que no son transferibles.
  • Marca Personal: Es la manifestación de todos los factores mencionados anteriormente. No es sólo lo que compartes en Redes Sociales. Es tu forma de vestir, pero también, tu manera de hablar, de sentir, de tratar a las personas, tu postura, el volumen de tu voz, el contacto visual, es tu página web, es tu tarjeta de visita. Son todos los mensajes que proceden del carácter y de tus competencias. La imagen que tú proyectas, recogiendo aspectos voluntarios e involuntarios, define la manera en que estás dispuesto que los demás te traten.
  • Reputación: Es lo que los demás perciben de ti cuando reciben todos esos mensajes que tú desprendes. Conjunto de opiniones y sentimientos que definen el resumen de ti en la mente de los otros. Es lo que lo dirían de ti cuando no estás en la sala.

Sé consciente de que, en segundos, las personas convertirán sus observaciones en opiniones. Nuestra imaginación es tan poderosa que cogeremos una imagen, un objeto y una situación y completaremos los espacios vacíos con nuestros valores, nuestras creencias y nuestra cultura, basados en:

  • Lo que vemos
  • Lo que no vemos
  • Lo que queremos ver

En resumen, tu marca personal conforma la impresión visual, emocional y mental que las personas tienen cuando piensan en ti. ¿No son suficientes razones como para animarte a invertir en tu propia marca personal?

8 comentarios
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario Jesús! Totalmente de acuerdo contigo. Precisamente este era el objetivo de este post: cuestionarnos a nosotros mismos la imagen mental que los otros tienen de nosotros mismos y, en la medida de lo posible, trabajar por que esta se ajuste al máximo a lo que realmente somos.

  1. Me parece genial esta publicación, ya que en mi carrera he visto bastante sobre el employer branding y apoyo totalmente lo que dices, de que nuestro principal error es centrarnos en lo que nosotros vemos en nosotros mismos, sin darle mucha importancia a lo que los demás ven de nosotros, o la imagen que podemos dar sobre todo en el caso de las entrevistas de trabajo.

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario Adrián! Efectivamente. Lo que pretendía es hacernos reflexionar sobre la imagen de nosotros mismos que estamos proyectando hacia los demás. En ocasiones, dista de lo que creemos que los demás perciben de nosotros. Mañana publicaré otra entrada con mi experiencia personal sobre por qué decidí invertir en mi propia Marca Personal. ¡Espero que te resulte interesante! Un saludo

Deja un comentario
También puede interesarte