El secreto de las páginas web para personas con discapacidad

Total
0
Shares

Una página asequible es aquella que se ajusta a las exigencias de las personas con complicaciones para ver, escuchar, moverse o comprender la información más o menos compleja. 

El diseño de páginas web se ha renovado tanto en los últimos años que da espacio a casi todos los modelos, formas y propuestas posibles. El diseño responsive adaptable suele ser el más utilizado por la mayoría de los usuarios porque nos permite perfeccionar los temas para su representación en teléfonos móviles y tabletas.

Gracias a la tecnología, cerca del 60 % de la población mundial tiene acceso a Internet. Sin embargo, todavía hay un serio obstáculo para que la red sea inclusiva y llegue a todos por igual: la adaptación de los sitios web a las personas con discapacidad. Este grupo es muy variado y hay personas con discapacidad física, intelectual, orgánica e infinidad de grados y tipos.

Es una auténtica vergüenza que en pleno siglo XXI la tecnología, tan innovadora en tantas cosas, no tenga siempre en cuenta a las personas con discapacidad y estas se encuentren con innumerables problemas de accesibilidad al navegar por determinadas páginas web. 

La accesibilidad web tiene como objetivo principal hacer posible que todas las personas tengan las mismas oportunidades de acceso a internet. Y ya hay progresos relevantes al respecto: Google ha puesto en marcha una serie de herramientas inclusivas como ChromeVox que lee en voz alta el contenido de una página web cuando se pasa el ratón por encima.

También hay muchas personas con discapacidad que suelen utilizar productos de apoyo para acceder a la información como un software lector de pantalla, magnificadores de fuente para personas con visión parcial o un software de reconocimiento de voz para quienes tienen dificultad para mover sus manos.

Lourdes González Perea, ciega de nacimiento y responsable de Desarrollo y Negocio de Ilunion, de la Fundación ONCE, nos recomienda seguir punto por punto estas cinco pautas de accesibilidad:

Las imágenes deben llevar una descripción alternativa para quienes no pueden verla.

El contraste entre la fuente y el fondo debe de ser adecuado.

Los enlaces deben poder ser activados haciendo uso de cualquier dispositivo como ratón o teclado, entre otros.

Los vídeos tienen que disponer de subtítulos para personas sordas y audio descripción para personas ciegas.

Los formularios deben de ser diseñados adecuadamente para que en todo momento las personas sepan qué datos se les está solicitando y cómo han de introducirlos.

En estos tiempos que corren, la solidaridad nunca está de más y es muy importante seguir luchando por la incorporación al mundo digital de las personas con minusvalía.

Deja un comentario
También puede interesarte