La desinformación en la guerra moderna

Total
0
Shares

La guerra actual es silenciosa, dispersa, digital y todos somos parte de ella como víctimas o cómplices.

Aunque parezca una afirmación alarmista, los hechos demuestran su veracidad y, a continucación, vamos a ver una pequeña parte de esa guerra por la desinformación y cómo formamos parte de ella.

Pongamos una situación de ejemplo:

  • El sujeto A quiere obtener el objetivo A
  • El sujeto B quiere alcanzar el objetivo B
  • Ambos objetivos son disjuntos
  • Los sujetos no pueden alcanzar el objetivo ellos y necesitan de terceros (en adelante, sujeto C)
  • Nadie debe saber que el sujeto A o B quiere alcanzar el objetivo A o B respectivamente

¿Cómo puede el sujeto A alcanzar el objetivo A antes de que el sujeto B alcance el suyo?

Aquí entra la desinformación a juego dado que es el sujeto C el que debe alcanzarlo y se utilizan las siguientes técnicas:

  1. Convencer al sujeto C de que tu elección es la buena
  2. Convencer al sujeto C de que la elección del rival es malo para él
  3. Crear noticias falsas sobre el rival y que vayan en contra de los ideales del sujeto C
  4. Prometerle al sujeto C lo que quiere a cambio de elegir tu ojetivo aunque después no lo cumplas
  5. Crear bots masivos para que hablen bien de tu objetivo como si fuesen legítimos
  6. cuando el rival haga algo bueno para los intereses del sujeto C, desviar su atención con una noticia negativa sobre el rival

Hay muchas más, y espero que a la persona que esté leyendo esto se le estén viniendo a la cabeza multiples situaciones en las que ha sido víctima de estas estrategias, por ejemplo:

  1. Rivalidad política
  2. Rivalidad económica
  3. Rivalidad familiar

Hagamos un ejercicio de reflexión:

  • ¿A quién le puede interesar más que a nadie que en un país entre como presidente/a una persona extremista? al rival, por supuesto, porque crearía inestabilidad en ese país y se debilitaría frente al suyo.
  • ¿Cuántas veces habéis recibido noticias falsas por redes sociales? Casi a diario y casualmente son sobre situaciones críticas en las que tu opinión es importante.

Hago un llamamiento a la persona que lee esto a que pruebe a cambiar los sujetos por casos reales y verá como encaja.

¿Cómo puedo luchar contra esto?

La respuesta es muy fácil, sé crítico  e investiga la información que recibes del exterior, analiza su veracidad y no compartas noticias falsas.

1 comentario
Deja un comentario
También puede interesarte