La responsabilidad de los padres en el uso de Internet

Total
3
Shares

Siempre se habla de que Internet es un peligro en manos de un niño, porque la red de redes ofrece la posibilidad a delincuentes, de mantenerse en el anonimato o incluso hacerse pasar por otras personas engañando a niños y no tan niños.  O incluso, los casos de otros menores que utilizan la facilidad de comunicación y su rápida propagación de información, para desprestigiar o ridiculizar a otros de manera impune.

Se habla del ciberacoso, de pederastia, del acceso a la pornografía y otros contenidos no aptos para menores, o peligros a los que se exponen los niños cuando comienzan a navegar, sobre todo si divulgan de manera evidente su identidad como menor de edad.

Pero lo que no hablamos es como un adulto puede perjudicar a sus hijos con Internet.

En la actualidad, hay un aumento de los autodiagnósticos, gente que necesita que etiqueten a sus hijos de alguna manera, porque piensan que el problema del comportamiento de sus hijos es sólo de ellos o más bien de algún trastorno que nadie les ha dicho que tienen.

También buscamos (y ahí me incluyo yo) sobre síntomas de enfermedades o problemas de salud de nuestros hijos comunes como, bronquiolitis, laringitis, gases, estreñimiento, tos, mocos y un largo etc.  Buscamos la varita mágica en las redes que nos quite de un plumazo todos los quebraderos de cabeza que suponen que nuestros hijos pasen por ellas.

También está muy en boga, las páginas de “Remedios Naturales y la Homeopatía”.  Muchas páginas intentan convencernos de que no tienen tantas contraindicaciones como los medicamentos y son efectivos y casi inócuos incluso en niños.  

Recuerda que no todas las fuentes de internet son fiables, ya que los intereses económicos están en todos lados.

Dejando un lado la salud e internet, otro peligro al que los padres exponen a sus hijos, es el uso de las redes sociales como un escaparate donde se enseña de manera contínua a los niños.

Da igual cuantas veces nos lo digan las autoridades, da igual cuantas campañas contra la publicación de fotos de niños en internet haya, da igual cuantas noticias salgan sobre la vulneración de los derechos de los niños al publicar sus fotos sin su consentimiento, o como se está incurriendo en un delito de vulneración del derecho a la intimidad, ni todos los casos de uso fraudulento que se hace de estas imágenes en los bajos fondos de Internet.

Por último, no tan grave como los anteriores pero que no podemos olvidar, es el uso de internet con nuestros hijos, “para que nos dejen en paz”.

En el momento que ponemos por primera vez en manos de nuestros hijos un móvil con un vídeo de dibujos animados o un vídeojuego, estamos poniéndolos delante de un entretenimiento que en la mayoría de los casos es adictivo y falto de contenido.  Podemos pensar, le he puesto un dibujo animado educativo o un videojuego adaptado a su edad. No nos engañemos, si de verdad le ponemos ante la tecnología por razones educativas, y esta exposición es aislada y sin interés egoísta para nosotros, pues “chapó”.

Lo peor de todo es que nuestros hijos se están desarrollando mientras ven a sus padres pasar largas horas pendientes de los móviles, y por tanto comienzan a asumirlo como algo normal, llevando a extremos a algunos adolescentes de adicción a las tecnologías.

Por eso no demos lecciones a nuestros hijos del uso de las tecnologías, concretamente de Internet si nosotros somos los primeros en hacer un mal uso o incluso un abuso. Aprendamos nosotros también a usarlas con responsabilidad y no nos creamos todo lo que se escribe, publica o promociona.  A esto de las tecnologías solo hay que echarle un poco de cabeza.

8 comentarios
Deja un comentario
También puede interesarte