Seguridad en redes inalámbricas

Total
0
Shares

En una red inalámbrica es necesario utilizar medidas de seguridad adicionales para preservar la privacidad de la información y el acceso a la red. Para ello, se utilizan códigos de cifrado conocidos por el dispositivo inalámbrico y los equipos autorizados y que se utilizan para encriptar la información de manera que, aunque sea interceptada por terceros, no pueda ser descifrada sin el código correcto. Algunos de estas encriptaciones son:

. WEP (Wired Equivalent Privacy o Privacidad equivalente a Cableado). Es el cifrado de 64 y 128 bits que codifica los datos mediante la clave de cifrado. Este tipo de seguridad es el menos recomendado debido a su facilidad por parte de un cracker para descubrir el código.

. WPA (WI-FI Protected Access o Access Protegido a Wi-Fi). Este es un sistema basado en el anterior (WEP), pero mejorando el algoritmo de encriptación, haciendo más difícil por parte de un atacante descubrir la clave secreta. De todos modos, se conocen vulnerabilidades en este sistema que hacen que pueda ser descifrado.

. Wpa2 (Wi-Fi Protected Access o Acceso Protegido a Wi-Fi). Es la segunda versión del sistema WPA, que utiliza el algoritmo de cifrado AES (Advance Encryption Standard) haciendo de este sistema uno de los más exigentes hoy en día.

El término PSK se refiere a la utilización de la misma clave de acceso para todos los usuarios que se conocen a un mismo dispositivo, reduciendo de esta manera la seguridad de la red. En entornos profesionales es un problema la utilización de este sistema, puesto que un empleado que no pertenezca ya a la empresa puede seguir utilizando la red al conocer la clave, puede evitarse cambiando la clave del dispositivo.

2 comentarios
Deja un comentario
También puede interesarte