Una imagen no vale mil palabras

Total
0
Shares

Seguro que muchos habéis escuchado este refrán. “Una imagen vale mas que mil palabras”.

Un refrán heredado de una época donde la televisión era aún casi anecdótica (solo hubo dos canales hasta 1989) y donde el medio de comunicación oral, ya fuera escrito (prensa) o hablado (radio) era abrumadoramente mayoritario. Donde la prensa escrita informativa era en blanco y negro (salvo los especiales del domingo), y donde las imágenes se obtenían por corresponsales, casi siempre desplazados a la propia zona (con equipos de grabación incluidos), bien remunerados y que a través de diferentes medios podían ofrecer a través de fotoreportajes una visión plural de realidad. En este sentido es significativo por ejemplo el pequeño pánico ocasionado en su día por la difusión en radio del seríal la Guerra de los Mundos.

Y un refrán que por desgracia se sigue citando en la actualidad. Cuando la comunicación (en gran parte gracias a internet) es mayoritariamente audiovisual y donde la prensa escrita y la radio están en franco retrocesos con descenso de tiradas (en el caso de la prensa) acumuladas durante años de mas del 75%. Donde los corresponsales sobre el terreno ya son casi una anécdota y los medios se nutren de agencias de noticias (practicamente monopolizadas por unas pocas compañias como Europa Press o EFE), donde predomina el clickbait y donde los teletipos de las agencias apenas son contrastados, validados ni verificados antes de publicarse. Y donde estas agencias a su vez de nutren a veces de información publicada por tuiteros o personas anónimas sin ninguna formación. O donde los medios en ocasiones roban descaradamente información publicada en terminos Creative Commóns para su propio lucro y beneficio (cosa que dicha Licencia prohibe explicitamente).

Una actulidad que genera diariamente toneladas (petabytes en terminos informáticos) de datos de imágenes y vídeos. Y donde el audio a través de la tegnología de Podcast, aunque esté ya muy implantada en países cuna de Internet como EEUU, apenás está empezando a despegar en otros países (como España).

En esta realidad de millones de datos de información visual, ¿Sigue teniendo validez dicho refrán? Puede uno fiarse de imágenes que muchas veces son manipuladas, deformadas, recortadas o sacadas de contexto.

Aquí tenéis un buen recopilatorio de imágenes falsas que se han hecho virales (se han difundido masivamente en todo tipo de medios y redes sociales), algunas de ellas tras una manipulación muy simple y al alcance de cualquiera con mínimos conocimientos de retoque fotográfico por ordenador.

Asi que ya sabéis no, una imagen no vale 1000 palabras, pero una información constrastada, de una fuente fiable y bien redactada, vale, no ya 1000 palabras sino mas de un millón…

7 comentarios
Deja un comentario
También puede interesarte